Historia de la Astilla de la Santa Cruz

HISTORIA EN EL CRISTIANISMO

La expresión de Lignum Crucis  significa literalmente, “madera de la cruz” y es referida únicamente a una reliquia del cristianismo que describe la naturaleza de una pieza cuya procedencia es el madero usado por los romanos para crucificar a Jesús de Nazaret.

La referencias históricas del origen no son exactos pero, solo se sabe que fue entre los años 325 y 327 D.C., donde Elena, madre del emperador Constantino, se habría trasladado a Jerusalén junto con una delegación imperial. Elena, una mujer incomparable por fe, religiosidad, inigualable grandeza moral, se fue de viaje a Jerusalén y allí se informó entre sus habitantes acerca del lugar en el que el cuerpo de Jesús había sido clavado a la cruz.

Este lugar era muy difícil de individuar porque los primeros perseguidores habían erigido allí una estatua a Venus, ya que, cuando un cristiano quería venerar a Cristo en aquel lugar, parecía que rendía culto a Venus. Por esta razón, aquel lugar era poco frecuentado y casi había caído en el olvido. Pero cuando, como se decía, la religiosa mujer se dirigió al lugar que le había sido indicado por una señal celestial, hizo derribar cuanto había de vergonzoso y penoso y removió la construcción hasta lo profundo.

En la Leyenda áurea (o Leyenda dorada) sobre el hallazgo de la cruz, se dice que Elena, al llegar a Jerusalén, se reunió con los judíos que vivían allí pues le habían dicho que ellos tenían escondida la cruz. Ellos se negaron a decirle dónde la tenían, pues había una profecía que indicaba que si era encontrada por los cristianos “desde ese momento la gente judía no reinaría más”. Entonces, Elena montó en cólera y amenazó quemar a todos los judíos de la ciudad y ante tal amenaza, le fue entregado un tal Judas que, según decían, sabía el lugar donde había sido escondida la cruz.

Tras diversas torturas, a Judas consintió en llevar a la emperatriz al lugar y al estar sobre él, se difundió un perfume y un leve temblor del suelo, se cavó el suelo hasta encontrar las tres cruces que estaban bajo aquel sitio. Para descubrir cuál de las tres era la del Señor, Elena hizo detener un cortejo fúnebre que pasaba por allí y acercó al muerto a cada una de las cruces, el muerto resucitó y se pudo comprobar así que esta era la cruz verdadera. Otras narraciones, sobre para la verificación es que se llevó a cabo una curación milagrosa de una mujer enferma y otro relato más probable es que la distinción se haya hecho gracias a las marcas de los clavos pues el Evangelio de Juan dice que solo Cristo fue clavado a la cruz.

En el año 613, los persas invadieron Jerusalén y aniquilaron la guarnición bizantina. El rey persa  mandó al obispo de Jerusalén deportado, junto con las reliquias de la cruz, a la ciudad de Ctesifonte, cerca de Bagdad, La indignación de los bizantinos fue tal que inmediatamente hicieron la guerra contra los persas. Tras la rendición del rey persa; el emperador Heraclio pidió que se le fuera devuelta la reliquia, Este se llevó en procesión la parte de la cruz a Constantinopla y mandó reedificar la iglesia del Santo Sepulcro.

Un año después, las reliquias eran devueltas a Jerusalén, en el año 638 los musulmanes reconquistaron Jerusalén y con ella tomaron control sobre la reliquia de la cruz. Luego de este episodio histórico se llevaron a cabo varias guerras, conquistas y pérdidas de territorios sin embargo las reliquias formaron parte de los tesoros del cristianismo comenzando así su distribución en el mundo a medida que la religión se fortalecía y se propagaba en todo el mundo.

RELIQUIAS DE LA CRUZ

Hay narraciones acerca de trozos de la cruz desde fines del siglo IV, cuando se comenzó la repartición de fragmentos, las más famosas “estaurotecas” o cajas para las astillas en forma de cruz, son:
• Entre las más antiguas la de Limbourg (siglo X), la de la Catedral de Cosenza y de la Catedral de Nápoles (siglo XII). La Catedral de Génova (siglo XIII).
• La reliquia más grande conservada se encuentra en el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, Cantabria, España. Donde las medidas del leño santo son de 635 mm. el palo vertical y 393 mm. el travesaño, con un grosor de 40 mm.
• España, es el país con más reliquias de la Santa Cruz, entre las cuales se destaca: Aragón, Monasterio de Santa María de Vilabertrán, La célebre la llamada Cruz de Caravaca en la Basílica de la Vera Cruz, Zaragoza, en la ciudad de Vélez-Málaga , Valladolid, Salamanca, Andújar, Sevilla, Murcia, Tenerife, entre otros.
• Una de las reliquias (considerada auténtica) se encuentra en la Basílica de la Santa Cruz de Jerusalén en Roma, a pocos metros de la Basílica de San Juan de Letrán.
En America, se destacan ciudades con reliquias entre las cuales se pueden nombrar: Colombia (Popayán), Honduras (donado por el Museo de Historia de Bulgaria), Venezuela (iglesia La Santa Cruz en Barquisimeto, estado Lara), México, Guatemala (cuenta con dos fragmentos), Costa Rica, Nicaragua, Chile (Basílica de la Merced) y Perú (Basílica de Santo Domingo en el centro de Lima), Argentina (Córdoba).

NATURALEZA ÁRBOL DE LA CRUZ

Un análisis científico de la madera de este trozo determinó que la especie botánica de la madera es Cupressus sempervirens (ciprés), tratándose de una madera extraordinariamente vieja, con lo que no excluye la posibilidad de que dicha madera pueda alcanzar una edad superior al periodo de tiempo correspondiente a la era común. El mismo estudio especifica que Palestina se sitúa dentro del área geográfica de Cupressus sempervirens.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *